Silencio ante la llegada de más de mil inmigrantes ilegales

Continúa la llegada de inmigrantes ilegales a costas españolas, siendo Murcia, Andalucía, Alicante y Canarias las más afectadas, sumando un total de 1.200 inmigrantes.

En menos de una semana, se han contabilizado más de mil, generalmente procedentes de Argelia y Marruecos. Muchos de ellos han dado positivo en Covid-19,  lo que ha supuesto un gran riesgo para los vecinos y ha provocado varios rebrotes en distintas Comunidades Autónomas. Murcia, Andalucía, Alicante y Canarias están siendo las más afectadas sumando un total de 1.200 inmigrantes, de los cuales alrededor de 185 venían infectados.

Además, esta ola de inmigración ilegal,  está generando episodios violentos en las calles de las ciudades, concretamente en Almería y Murcia, donde la policía local se ha visto obligada a intervenir en varias ocasiones.

Por otro lado, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se encuentran en una situación insostenible, en unas condiciones muy limitadas para hacer frente a este problema del que el Gobierno de Sánchez ha decidido desentenderse.

A pesar de los alarmantes datos, el Gobierno de Sánchez e Iglesias no han tomado medidas para solucionar esta situación que está poniendo en peligro a nuestros vecinos, quienes se encuentran indefensos ante la llegada masiva de pateras a sus playas y municipios.

VOX lleva tiempo advirtiendo de la pésima gestión del Gobierno de Sánchez, que no toma las medidas oportunas para acabar con esta situación, pues el consenso buenista, presente en el resto de formaciones políticas, ha decidido mirar para otro lado. Nuestra formación, hace meses, solicitó al Gobierno un protocolo para la recepción de pateras con el objetivo de identificar los casos positivos y evitar que surjan brotes que no puedan ser controlados, repatriando también a los inmigrantes que llegaran de forma ilegal a nuestras costas.

Santiago Abascal calificaba la oleada de inmigración ilegal como una invasión silenciosa, y afirmaba que se deben tomar de medidas de inmediato ya que resulta una amenaza gravísima a la salud, la seguridad y la convivencia de los españoles.