Abascal denuncia la destrucción de Barcelona por parte de Ada Colau y señala también a su maestro a nivel nacional: Sánchez

MULTITUDINARIO ACTO EN LA PLAZA DE ARTÓS

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha celebrado este domingo por la mañana un acto electoral en Barcelona, en la mítica Plaza de Artós, donde ha estado acompañado por el candidato a la alcaldía de la ciudad, Gonzalo de Oro, y por el secretario general de VOX, Ignacio Garriga.

Desde Artós, Abascal ha denunciado la destrucción de Barcelona por parte de Ada Colau – una ciudad a la cabeza de inseguridad, con menos derechos para los propietarios que para que los que ocupan; una ciudad entregada a la delincuencia y a las mafias de ocupación, «y a toda la gentuza a la que hay que echar de España y de Barcelona», ha señalado el presidente de VOX, que ha reconocido que la reacción contra esta deriva de Barcelona y del separatismo catalán  no es sólo de VOX. «A veces la reacción viene de la sociedad civil, como fue en esta Plaza de Artós, de la que salieron tantos jóvenes en riadas que llegaron a una gigantesca movilización que ayudó a detener el golpe de estado», ha recordado. Un espíritu, el de la Plaza de Artós y hoy de Bonanova, que VOX recoge.

Porque, si bien en Barcelona hay que combatir a Ada Colau, en el resto de España hay que combatir a al «maestro de Ada Colau», que es Pedro Sánchez. «Ha puesto España del revés ha hecho que se confunda el bien con el mal, que las víctimas estén desconsideradas y los violadores en la calle…». Y, sobre todo, ha pactado con quienes hoy llevan a más de 40 condenados por terrorismo en sus listas: «con quienes celebraron el atentado de Hipercor», ha denunciado.

Por eso, ha lamentado que frente a este Gobierno sólo esté realmente VOX. «Que no es poca cosa, pero no es suficiente», ha dicho para criticar la actitud del Partido Popular, que ve el tiempo pasar. «La prioridad no es, como dicen, cambiar a Sánchez, la prioridad es cambiar todas las políticas de Sánchez y de Colau», ha dicho para subrayar que, en ese sentido, no existe ese hecho diferencial al que apelan los separatistas: ¿Cuál es el hecho diferencial de Esquerra y Junts respecto al PP en política linguística? ¿El porcentaje?», se ha preguntado Abascal, que ha dejado claro que VOX quiere que se pueda estudiar en español y en catalán, en el idioma que cada uno elija, en Cataluña.

Por eso, además de reconocer al ánimo derogador de VOX, Abascal ha defendido el ánimo c0nstructor: «el ánimo de reconstruir todo lo que han derribado, de recuperar todas las libertades que han quitado, de recuperar la propiedad sobre lo que nos han robado», ha concluido.