VOX quiere reponer una Cruz en el Ribalta de Castellón

La justicia ha determinado que su retirada fue un acto ilegal, arbitrario y sectario

El portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Castellón, Antonio Ortolá, ha comparecido ante los medios de comunicación para anunciar que el grupo municipal Vox propondrá a su socio de gobierno, el Partido Popular, reponer una cruz en el parque Ribalta en memoria de todas las víctimas de la violencia. “La justicia ha demostrado que la actuación de la entonces concejal de Memoria Democrática, Verónica Ruiz, fue ilegal y, por tanto, el deber del gobierno municipal tiene que ser colocar de nuevo una cruz en el sitio del que nunca debió salir”, ha indicado.

Ortolá se ha mostrado muy satisfecho con el resultado de la sentencia, y ha asegurado que el trabajo que se ha realizado desde la vicesecretaría jurídica de Vox ha sido excepcional: “Nuestra vicesecretaría jurídica ha llevado hasta el final el asunto y gracias a los argumentos que Vox esgrimió se nos ha dado la razón para que se declare que fue nula la retirada de la Cruz de Ribalta”.

El portavoz de Vox también ha hecho referencia al punto 70 del pacto de gobierno, en el que se acordó entre los dos grupos “colocar en un lugar relevante de la ciudad una escultura o monumento que honre la memoria y mantenga el recuerdo a las víctimas de la violencia”. En este sentido, Ortolá ha indicado que “dado que desde Vox se ha demostrado en los tribunales que la retirada de la Cruz de Ribalta fue ilegal, creemos que lo más adecuado es colocar de nuevo una cruz”.

“Ya no quedan dudas de que la retirada arbitraria de la Cruz de Ribalta fue un acto ilegal que solo demuestra el desprecio de la izquierda hacia los símbolos de concordia, que es lo que siempre ha significado la cruz. Lo dijimos y vamos a hacer todo lo posible para cumplirlo: levantaremos desde la economía hasta las cruces. Como siempre, Vox estará trabajando desde las instituciones, desde la calle con protestas pacíficas y, si es necesario, en los tribunales, por la concordia de todos los españoles”.

“La decisión de devolver una cruz a Ribalta la proponemos para restaurar la concordia, la paz entre todos los castellonenses que han sufrido violencia sin importar su color político, y restablecer esa concordia que todos queremos. Además, pensamos que esa cruz no fue retirada por motivos ideológicos sino por odio hacia la religión católica y cristiana y por eso creemos que la cruz, que es símbolo de paz, es lo que corresponde restaurar”, ha concluido.