CIRCO POLÍTICO

Este artículo ha sido publicado el día 2 de mayo de 2018 en el Diario de León

 

Con motivo del 35º aniversario de la creación de la Autonomía de Castilla y León, la Sra. Silvia Clemente, Presidente del Parlamento Autonómico, dijo lo siguiente: “la Autonomía de Castilla y León se programó en referencia a la raza, la Geografía y la Historia”.  Cualquier persona con un mínimo de información de la Historia y otro tanto de honestidad intelectual sabe que lo dicho por la Sra. Clemente es mentira. Decir que leoneses y castellanos son de la misma raza no es verdad. Los cronistas medievales, especialmente Sampiro, lo dejan muy claro: los castellanos tienen su origen principalmente en las diversas razas vascas: bárdulos, autrigones y caristios y también en cántabros. En cambio los leoneses tienen su origen en asturianos y gallegos. Decir que la Geografía une a leoneses y castellanos es pura ignorancia. La Geografía de España y del mundo está llena de pueblos diferentes o muy diferentes sin fronteras orográficas complicadas que no tienen lazos entre ellos o los tienen muy débiles. Por ejemplo la frontera entre Navarra y Aragón o entre Valencia y Murcia es muy similar a la frontera entre León y Castilla y a nadie se le ha ocurrido decir que los navarros y aragoneses o los valencianos y los murcianos están unidos por la misma raza. En Europa hay muchos casos similares, por ejemplo: Alemania y Polonia son dos pueblos cuya frontera es un río y sin embargo el pueblo alemán es un pueblo germánico  y el pueblo polaco es un pueblo eslavo, incluso los respectivos idiomas son muy diferentes.

Decir que la Historia une a leoneses y castellanos como si fuesen un solo pueblo es peor que una mentira, es una infamia. Señora Clemente, se lo voy a poner fácil ¿sería usted capaz de aportar una prueba, una sola,  que demuestre que los pueblos leonés y castellano estuvieron unidos como un solo pueblo en los últimos mil años?  Yo le puedo aportar un mínimo de diez pruebas auténticas de que ambos pueblos sólo estuvieron unidos dos siglos y medio bajo la Corona de León en contra de la voluntad del pueblo castellano, que siempre luchó por su independencia de León y una vez conseguida, jamás quiso estar unido con el pueblo leonés. Hace unos meses la Consejería de Cultura de la Junta publicó un mapa de la península ibérica, datado el año 1150 en el que no aparece el Reino de León. En su lugar aparece el nombre de Corona de Castilla. Señora Clemente, el año 1150 no existía ninguna Corona de Castilla, existía la Corona de León.

El año 2011, la Junta de Castilla y León, a través de la Fundación Villalar, editó un libro titulado “Historia de Castilla y León”. Su contenido es infame. Ese Reino había nacido en Atapuerca, provincia de Burgos, hace cientos de miles de años. Da a entender que el Reino de Castilla y León es el Reino más antiguo de la Historia de la Humanidad, sólo les faltó decir que anterior a Adán y Eva.

El pasado 18 de marzo este Diario publicaba en la portada unas declaraciones de la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría, Vicepresidente del Gobierno de España, en las que decía “León es un referente para el futuro de nuestros hijos”. En el interior del Diario decía la Vicepresidente: “León solo no tiene sentido; Europa va en el sentido contrario. El futuro va por la integración y por ser cada vez más fuertes y estar más unidos”

Sra Vicepresidente, con el debido respeto, sus palabras son una tomadura de pelo a los leoneses y castellanos. ¿Podría Ud. Explicar por qué echaron de Castilla a las provincias castellanas de Santander y Logroño y unieron el resto a la región leonesa? ¿es eso el sentido de Europa?. Usted debe saber que la provincia de León es una de las provincias más ricas en recursos naturales de España y que llevaba más de mil años prosperando. En el año 1983, año de la creación de la Autonomía de Castilla y León, la provincia leonesa era la de mayor renta per cápita de las nueve provincias. Hoy. 35 años después, la Autonomía ha arrasado a León, que está sufriendo la mayor crisis de su milenaria Historia, una crisis que ha convertido a León en la provincia española que más se ha empobrecido, que más se ha despoblado y que más se ha envejecido, ocupando el último lugar en renta per cápita de esta Autonomía, lo que demuestra que algo se ha hecho mal con León. Tiene Usted la osadía de decir que León es un referente para el futuro de nuestros hijos. El único futuro de los jóvenes leoneses es hacer la maleta y huir de esta tierra. Es lamentable ver que los políticos sólo traen a León palabras bonitas, nunca traen proyectos para subsanar los errores, lo que demuestra que son errores premeditados. Sra. Vicepresidente, permítame unas sencillas preguntas: ¿conoce Usted algún castellano que se sienta leonés? Durante mi vida he conocido a cientos de castellanos de todas las provincias, jamás he encontrado un solo castellano que se sintiera también leonés. No es una crítica a los castellanos, al contrario, los castellanos no se sienten leoneses porque no lo son. Dice usted que Europa va en sentido contrario. Otra mentira ¿conoce Usted algún alemán que se sienta polaco, francés o belga o al revés? Es algo imposible. Si quiere pruebas, le recomiendo que lea la “Crónica” de Sampiro y comprenderá porque un castellano no se sentirá nunca leonés. Y si lee “Mein Kampf” (Mi lucha) de Hitler comprenderá porque un alemán no se sentirá nunca polaco o francés. Los leoneses y castellanos así como los alemanes y franceses podemos y debemos caminar juntos, pero no revueltos. Es lamentable que ciertos políticos vienen a León a reírse de los leoneses y  además tomarnos por tontos.

La creación de la Autonomía de Castilla y León es como un circo político que, desde el primer día, ha funcionado como tal. En una Autonomía normal los gobernantes deberían conocer en profundidad los problemas reales de cada una de las provincias y distribuir los recursos de una forma racional, justa y proporcional a sus necesidades. La diferencia entre el circo tradicional y el circo político es muy grande: en el circo tradicional los payasos hacen reír a los ciudadanos, en el circo político los payasos se ríen de los ciudadanos.

 

JOAQUÍN CUEVAS ALLER